Archivo

Posts Tagged ‘todo va a cambiar’

Diario del viaje de un libro. Todo va a cambiar de Enrique Dans. Capítulo IV. La crisis y el cuento del lechero

Después de sufrir una ola de calor africano en Barcelona, decidí subir al pirineo, con los dos últimos capítulos de “Todo va a cambiar sin leer”,  con unos buenos amigos :-). El sábado, como buen “pijapins” que soy, fuimos a pasear por Puigcerdà. Primero compramos el periodico en el kiosco de siempre y nos encaminamos hacia la calle mayor, donde las tiendas han cambiado considerablemente, ya que donde antes había una granja ahora había un Benetton, donde había una colmado ahora una tienda de pieles a lo principe de zamunda.

Todo transcurrió dentro de una cierta normalidad de sábado hasta que torcimos por una callejuela para adentrarnos en el casco más antiguo del pueblo, y  al girar nos topamos con una fila (india) de gente con botella en mano. El desconcierto inicial se tornó en curiosidad al cabo de unos instantes y me acerqué a un “garito” de 3×2 metros donde una máquina habría y cerraba unas compuertas como si de un experimento de la NASA se tratara, y una señora me susurró al oido “és molt bona aquesta llet, eh”, es decir, es muy buena esta leche, eh!. Sin pensarlo me acerqué a un señor con gorra y zapatillas de esparto que miraba fíjamente a la gente que se agolpaba entorno a su “pesebre” y le pregunte: ¿este invento es suyo?, a lo que me contestó que sí. Evidentemente hicimos la cola y compramos la leche, y aunque ya estaba “pasteurizada” para poder ser consumida, tengo que decir que la señora de la fila india tenía toda la razón: esta leche está cojonuda y como diría un buen “pijapins como yo: sabe a vaca tú!!

Cada vez que me alejaba más del “pesebre” me acoradaba con más fervor de uno de los capítulos de “Todo va a cambiar” de Enrique Dans donde habla de la fricción de los negocios, es decir, de todo aquello que obstaculiza el conseguir un producto o servicio. En el caso de que yo quiera leche, las fricciones que existen para que yo la consiga son: granjero>coorperativa>fabricante de leche>distribuidor>punto de venta, en cambio si la compro en la máquina  “pesebre” : granjero>punto de venta. Entonces me pregunto, si un litro de leche cuesta aproximadamente 1€, ¿que le deben pagar al señor granjero para que paste con sus vacas y produzca la leche?…mejor ni pensarlo.

Esto mismo sucede con infinidad de productos e incluso servicios. Las inmobiliarias no han dejado de ser intermediarios que han estado cobrando comisiones voluptuosas durante muchos años sin aportar, en muchos casos, ningún valor añadido. Afortunadamente hemos visto como en los últimos años han aprecido modelos de negocio que eliminan dentro de la cadena de fricción pasos o procesos que no aportaban ningún valor añadido, como por ejemplo: www.directodelcampo.com, www.privalia.com, www.wikipedia.com, etc.. Y alguno se preguntará: wikipedia? y yo respondo sí!. wikipedia (coste=o€) es una gran enciclopedia que ha sustituido a la enciclopedia Encarta de Microsoft (en su última época costaba unos 60 dólares) y esta sustituyó a la enciclopedia británica (que costaba unos 300 dólares).

Hay que mirar a la crisis con la mirada bien alta, puesto que nos ha aportado y ahorrado miles de gastos enquistados que eran realmente innecesarios para el desarrollo de cualquier actividad. Quien no se ha dado de baja este último año de servicios que al rscar un poco más allá de las facturas, se ha dado cuenta de que era absolutamente inertes e ineficaces y no nos aportaban ningún valor añadido?

Quizá alguno se haya dado cuenta que faltan los capítulos II y III del “diario del viaje de un libro. Todo va a cambiar de Enrique Dans“, pero a finales de Agosto me propuse escribir sobre un tema cada semana (intentaré mantener la costumbre, aunque no prometo nada) que me afectara o interesara especialmente, así que ya podeis intuir que estos últimos días me he dado de baja de algún servicio, verdad? 😉

Continuará…

Diario del viaje de un libro. Todo va a cambiar de Enrique Dans. Capítulo I

Antes de marchar de vacaciones hice mi tradicional romería al FNAC de la Avenida Diagonal en Barcelona. Normalmente suelo ir con tres o cuatro libros en mente, pero esta vez solo tenía en mente uno: Todo va a cambiar de Enrique Dans. Reconozco que no había oído hablar nunca de él, pero en los últimos meses (sobre todo desde que publicó este libro), sigo a  Enrique en Facebook y twitter.

Una vez adquirido el libro lo puse en mi maleta junto con la biblia que suelo llevar siempre encima: “Posicionamiento en buscadores de Fernando Maciá”, eso sí, la última versión que ha publicado este año 2010, y me encaminé hacia la estación del AVE en Sants camino de Portugal (Caminha) para compartir unos días de lujo con el dream team madrilufo (con cariño lo digo): Saul, Nelly, Óscar, Sergio,  Richi, Martas, Tatiana,…

Al llegar a Caminha  la sorpresa fue grata, puesto que aunque habíamos visto algunas imágenes en Internet de la casa donde nos íbamos a alojar, la realidad superó con creces los jpgs descargados. La casa disponía de: jardín con piscina, sala de billar y ping- pong, porche equipado con mesa y sillas de exterior, barbacoa (que no utilizamos, ya que los anteriores inquilinos de la cargaron, como no españoles!) y habitaciones dobles con magnificas vistas.

Una vez aterrizados y situados decidí sacar los dos libros de la maleta, el de Enrique Dans para que me deleitara en mis momentitos de sol y playa y el de Fernando Maciá  junto a la mesilla de noche, para rezar los más de 200  Googlemandamientos por las noches.

Al día siguiente de llegar fuimos a comprar pan….Dios mío…que pan más horrible comen  los Potugueses y los gallegos 😉 , una semana más y reviento. Al llegar a la pastalería compramos 20 bollos al módico de precio de 2,5 €, como diría Laporta: que n’aprenguin, pero en este caso deberíamos aprender nosotros. Quede claro que compramos 20 bollos porque al día siguiente nos disponíamos a colonizar las Islas Cies en Galicia con nuestras sombrillas, y paradójicamente  fue allí donde empecé a leer el libro de Enrique, en Galicia, su tierra natal.

Continuará…