Archivo

Archive for the ‘Crecimiento personal’ Category

Adiós Maignon

Adiós Maignon, quizás te diría un hasta luego, pero para que nos vamos a engañar a estas alturas del partido, todo lo vivido aquí quedará entre tú y yo para el recuerdo y solo el paso del tiempo lo  irá erosionando hasta dejarlo desnudo, en su pura esencia.

Me siento muy orgulloso de que todas mis pertenencias quepan en una sola furgoneta de media carga. No ha sido fácil desprenderse de  muchos lastres que me impedían avanzar, que sin darme cuenta me agotaban incluso antes de reemprender el  camino.

Las paredes blancas, los espejos apoyados sobre el suelo, una maqueta de mi último proyecto como arquitecto  sobre la mesa del comedor, unos cuantos flexos repartidos por toda la casa  y una librería repleta de libros de arquitectura y marketing on-line.  Siempre he creído vehementemente que los espacios los construyen las personas que los habitan y no la arquitectura ni las formas que imperan sobre ellas.

la foto

Hasta siempre Maignon, gracias por haberme tratado tan bien estos dos últimos años, puedo decirte que ya formas parte de mí y espero darte el sitio que te  mereces. Me llevo conmigo  las carcajadas de la vecina reverberando por todo el patio interior, la puestas de sol en la cubierta ajardinada, las excursiones en pijama del 1º1º al 1º2ª, del 1º2ª al bjs.4ª  y todas las posibles combinaciones, las birroterapias vespertinas, el viaje a París y un sinfín de cosas vividas en “la comunidad”.

Por esta casa han pasado personas muy importantes, como diría Serrat: mis amigos son unos atorrantes, lo mejor de casa, es por eso que los elijo con vara rasa. Bajo este lugar he aprendido  a reír como nadie, a llorar como nunca, a disfrutar de la temida soledad pero sobretodo a amar sin corazas.

Por todo ello Maignon se acabó convirtiendo  en un universo paralelo, en un lugar de protección, aquel espacio que cuando eras pequeño y estabas jugando al pilla pilla llamabas “casa”, allí no te podía suceder nada…estabas a salvo. Pero llegó el momento de reinventarse, de seguir adelante fuera de ese espacio de protección, de saltar con los ojos medios cerrados.

Me voy sin saber cual será el resultado final de esta mutación, pero se de buenas tintas que será para mejor, que ya es hora de seguir avanzando, que no vale ya mirar hacia atrás. Siempre he tomado las decisiones fruto de impulsos, sin entender muy bien el por qué hasta meses o años después,  pero siempre he llegado  a la misma conclusión: era la mejor decisión que podía haber  tomado.

Listos para seguir pedaleando!

Las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad” y el autoaprendizaje profesional

Desde hace algún tiempo he empezado a practicar acroyoga y yoga  y estoy aprendiendo a escuchar mi cuerpo y mantenerme centrado y feliz  independientemente del momento y la situación que me rodea. La verdad es que no es nada fácil y en muchos momentos uno se “conflictúa” con uno mismo, pero me está sirviendo para crecer y aprender de todo lo que me ocurre en mi día a día.

Os dejo un vídeo de demostración de acroyoga para los que tengan curiosidad. Por cierto, tengo que aclarar que yo no hago ni un tercio de lo que aparece en el vídeo…pero todo es cuestión de tiempo y paciencia:

 

Esta manera de vivir también es aplicable a los negocios, debemos ser conscientes de que todo lo que nos ocurre en nuestro día a día en el trabajo, sucede porque tenemos que aprender algo que nos va a permitir evolucionar.

Os dejo aquí las cuatro leyes de la espiritualidad por si os pueden ser útiles como lo están siendo para mí:

  • La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta“, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.
  • La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido“. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.
  • La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto“. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
  • Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina“. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

El discurso de Pep Guardiola en el Parlamento de Cataluña. What else?

Después de haber retomado mi pulso con las teclas e intentar plasmar aquello que siento y pienso frente a un papel en blanco perpendicular a mi mirada perdida tratando de  enlazar palabras  que den sentido a esto de vivir en colectividad vuelvo a estar aquí unas horas más tarde intentando escribir sobre algo que he visto a la 1:35 de la madrugada.

Aunque no me gusta en exceso el futbol, pero si los deportes en general, tengo que decir que admiro el espíritu de trabajo y la humildad que ha sabido inculcar y transmitir  el  F.C.Barcelona, y no estamos hablando de Laporta, ni de Sandro Rosell, ni siquiera de Guardiola sinó de una institución que verdaderamente es más que un club.

Si en el post anterior hablaba de que en mi país sobra aptitud y falta actitud, aquí os dejo una verdadera joya que debería traducirse a todos los idiomas, incluso los ya considerados muertos como el latín. Si alguien me preguntara en que me baso para emprender, le diría que la receta es:   pasión,  dedicación y esfuerzo, sentido colectivo  y humildad, cosa que a veces no consigo.

En nuestro país hay miles de personas emprendiendo, intentando mejorar no solo el rendimiento económico, sino también en lo que respecta a lo colectivo. Y esto lo hacen miles de personas completamente anónimas que se levantan todos los días esbozando una sonrisa como mi amigo Pablo Catells con su ONG Locos de la Colina, Marta Gimeno y Laia Sans con su nuevo proyecto Baixevents, Salvi Ros que hasta hace una semana ha estado  construyendo como arquitecto una escuela en ouagadougou, Javier Suarez que ha dejado su profesión de Periodista porque resultó que ama recitar el nombre de las plantas en latín, pero sobretodo cuidarlas y mimarlas como jardinero en su nuevo proyecto Huerto Urbano, Marc Garcia con su proyecto de booking hoteles iwanna.travel, Anna Riera con  Gourmet’s  On-line hasta las personas ya archiconocidas como Pep Guardiola con su Barça.

Señores medios, políticos, parados, paletas, arquitectos y doctores dejen de quejarse y lamentarse de que las cosas tienen guisos de que todos caeremos en un agujero negro sideral y levántense todos los días con una sonrisa aunque la tengan que dibujar en un papel y pegárselo a la cara con celofan y vayan a sus trabajos porque les apasiona su profesión, cambiar el mundo o simplemente hacer de su ciudad, metrópolis o jardín un lugar mejor. Si por el contrario usted se levanta y no puede ni dibujar el esbozo de una sonrisa, deje su trabajo, cambie de profesión, apúntese a yoga o vaya al psicólogo, pero desde luego no puede continuar ni un día más de su vida así.

Dedico este post a todas las personas citadas y a tantas personas como la anónima que me crucé por la calle (lo menciono en el post del 8 de Septiembre) o que no he mencionado que se levantan todas las mañanas con una sonrisa en su rostro.

Pasen y vean este vídeo….se puede comer palomitas, reir y hablar o hacer un viral entre sus vecinos de escalera.

En este país sobra aptitud y falta actitud

Hace apenas unos minutos estaba comiendo en el restaurante de menú que está a la vuelta de la esquina de las nuevas oficinas de Sekuenz en Esplugues de Llobregat (Barcelona), mientras leía algunas entradas de mi Google Reader. En ellas tengo cerca de un centenar de amigos virtuales a los cuales sigo sin que quizás la mayoría de ellos  lo sepan, pero inconscientemente he creado algún tipo de relación de crecimiento personal y profesional con ellos. Mientras leía con cara de chino la pantalla de mi Iphone me he topado con un maravilloso post de Ferriol Egea titulado “me despido de webanalytics y de vosotros” agradeciendo su paso por Web-analytics y a su gerente Pere Rovira. Justo debajo había otro del diario Cinco Días titulado “el 70% de los empleados desconfía de su empresa y su jefe” que he retweeteado bajo los hashtag de #thisismyspain y #myspain en mi twitter. Os podéis imaginar que cual va con cual, no?

Este domingo pasado en el país venía un artículo titulado “La economía de la felicidad”, de lectura más que recomendable. Durante estos últimos años hemos vivido como ricos, hemos basado y medido nuestra felicidad en función de los ceros de nuestra cuenta corriente y del crecimiento sin parangón del PIB de los países, pero esto lo único que ha hecho es llenar las consultas de psicólogos y psiquiatras de gente con depresión, de personas infelices en su vida personal y en el trabajo. Pero al igual que en la educación, donde los padres juegan un papel fundamental en la educación de sus hijos y las escuelas uno secundario, hemos dejado que la felicidad solo viniera a través de nuestras nóminas. Pues no señor, las empresas equivaldrían a la función de la escuela, pero el crecimiento personal depende uno mismo. No podemos pretender ser mejores personas y profesionales a golpe de tarjeta de crédito, con compras compulsivas en portales como Privalia, Goupon, etc.  Basta ya de onanismo! Si queremos que el futuro sea mejor empecemos por nosotros mismos y dejemos de ser unas marujas de patio que nos pasamos el día mirando con prismáticos  los defectos y errores del vecino de enfrente.

El primer día de trabajo después de las vacaciones salí de casa a eso de las 9:00 horas y andando por la calle me crucé con una persona que estaba sonriendo, pues bien, a ese señor anónimo, raro y paranormal que estaba sonriendo  le doy las gracias desde este humilde altavoz, puesto que me alegró el día .

Me gustaría que  tú hagas la prueba mañana, sal a la calle y cuenta las personas que te cruzas y están sonriendo, y eso solo es una cuestión de actitud que  no se puede comprar con corticoles, tiene interés 0%, carece de Euribor y tampoco nos van a dar un bonus por ello a final de año, pero estos dos simples gestos, el de sonreir y el de agradecer,  han hecho que yo le dedique veinte minutos a escribir este post y a sonreir mientras lo escribo, mientras que hay gente que ahora mismo está pagando para poder sonreir como yo lo estoy haciendo ahora. Hagamos como en Bután, donde su crecimiento se mide por el FNB (Felicidad Nacional Bruta) y no por el PIB.

Gracias por tu actitud señor anónimo! Gracias por tu actitud y aptitud Ferriol Egea!

#myspain : “me despido de webanalytics y de vosotros” “La economía de la felicidad

#thisisspain : ” el 70% de los empleados desconfía de su empresa y su jefe