Inicio > Crecimiento personal, Personal > Adiós Maignon

Adiós Maignon

Adiós Maignon, quizás te diría un hasta luego, pero para que nos vamos a engañar a estas alturas del partido, todo lo vivido aquí quedará entre tú y yo para el recuerdo y solo el paso del tiempo lo  irá erosionando hasta dejarlo desnudo, en su pura esencia.

Me siento muy orgulloso de que todas mis pertenencias quepan en una sola furgoneta de media carga. No ha sido fácil desprenderse de  muchos lastres que me impedían avanzar, que sin darme cuenta me agotaban incluso antes de reemprender el  camino.

Las paredes blancas, los espejos apoyados sobre el suelo, una maqueta de mi último proyecto como arquitecto  sobre la mesa del comedor, unos cuantos flexos repartidos por toda la casa  y una librería repleta de libros de arquitectura y marketing on-line.  Siempre he creído vehementemente que los espacios los construyen las personas que los habitan y no la arquitectura ni las formas que imperan sobre ellas.

la foto

Hasta siempre Maignon, gracias por haberme tratado tan bien estos dos últimos años, puedo decirte que ya formas parte de mí y espero darte el sitio que te  mereces. Me llevo conmigo  las carcajadas de la vecina reverberando por todo el patio interior, la puestas de sol en la cubierta ajardinada, las excursiones en pijama del 1º1º al 1º2ª, del 1º2ª al bjs.4ª  y todas las posibles combinaciones, las birroterapias vespertinas, el viaje a París y un sinfín de cosas vividas en “la comunidad”.

Por esta casa han pasado personas muy importantes, como diría Serrat: mis amigos son unos atorrantes, lo mejor de casa, es por eso que los elijo con vara rasa. Bajo este lugar he aprendido  a reír como nadie, a llorar como nunca, a disfrutar de la temida soledad pero sobretodo a amar sin corazas.

Por todo ello Maignon se acabó convirtiendo  en un universo paralelo, en un lugar de protección, aquel espacio que cuando eras pequeño y estabas jugando al pilla pilla llamabas “casa”, allí no te podía suceder nada…estabas a salvo. Pero llegó el momento de reinventarse, de seguir adelante fuera de ese espacio de protección, de saltar con los ojos medios cerrados.

Me voy sin saber cual será el resultado final de esta mutación, pero se de buenas tintas que será para mejor, que ya es hora de seguir avanzando, que no vale ya mirar hacia atrás. Siempre he tomado las decisiones fruto de impulsos, sin entender muy bien el por qué hasta meses o años después,  pero siempre he llegado  a la misma conclusión: era la mejor decisión que podía haber  tomado.

Listos para seguir pedaleando!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: